Baphomet y los templarios

En el proceso movido contra la Orden del Templo, fue muy comentada la existencia de un cierto ídolo al cual le atribuían poderes sobre humanos, por eso los enemigos de la Orden acusaron a los templarios de adorar una cabeza de Buey al igual hoy día lo hacen con los Masones.


Los pretextos utilizados por el alto clero sobre la influencia de el Rey Felipe “El Hermoso”, era que los caballeros del templo practicaban la sodomía, escupían sobre cristo, renegaban a Dios, conversaban con un gran gato negro, copulaban con diablos, y encima de todo reconocían el símbolo pateístico de los grandes maestros de la magia negra, prestando honras divinas al ídolo monstruoso de Baphomet que para la iglesia católica, también representaba a Maoma, a quien los Templarios fueron acusados de venerar.
Los Templarios realmente saludaban a una figura híbrida compuesta de la unión de diversos pentáculos cuyo nombre popular de Baphomet aún es capaz de llevar al desespero de la gran mayoría de profanos por ignorar su sentido cabalístico. El nombre de Baphomet debe ser leído a la inversa como todo cabalista lo haría. De esta forma obtendríamos TEMOHP AB que significa que oculta, o bien las tres abreviaciones, que significa: El padre del templo, paz universal de los hombres.


La figura del andrógino servía de tres propósitos, asustar y apartar a los profanos del reducto sagrado del templo; probar el coraje y el conocimiento de nuevos caballeros, evitando que los cobardes superticiosos se infiltrarán en la orden; y velar el simbolismo sagrado a los ojos de los ignorantes.
La figura de Baphomet nada más es una esfinge una combinación de animales con la figura humana, que difiere del Buey de Mendes por presentar una antorcha luminosa entre los cuernos formando la letra hebraica SHIN.
Otra diferencia entre Baphomet de los Templarios y el Buey de Sabat negro es el pentagrama o la estrella flamígera de los masones (y no el pentagrama invertido) entre sus ojos lo que es por si solo un símbolo. La cabeza reúne caracteres de perro, burro y toro se parece a un buey. Representa la mente del hombre materialista y embrutecida generadora de todos los egos que debemos disolver a fin de conocernos.

La parte inferior esta cubierta, representando los misterios de la oración universal, indicando solamente por el caduceo que esta en el lugar del órgano generador, simbolizando la vida eterna.El vientre cubierto de escamas representa el agua; Las plumas que suben hasta el pecho representan lo volátil; el circulo en que esta sentado, representa la atmósfera; los senos son de mujer trayendo así, de la humanidad, las señales de redentores de la maternidad y el trabajo. El se sienta en un cubo, símbolo de la piedra filosofal. Sus piernas son las de un buey cuyos fuertes cascos pueden llevarlo a lugares de difícil acceso y a las alturas descomunales. Sus alas angelicales expresan la capacidad de elevación espiritual. Sus cuernos son un símbolo antiguo de sabiduría y divinidad, análogos a los de Moisés y la antorcha luminosa trae la luz del Salvador, Jesús el Cristo.Esta es la verdad a respecto de la figura que tanto hizo tremer al Papa Clemente V, y que al saber de ella, de la veneración Templária y de cómo los Templarios la descifran.


Crecimiento espirtual, crecimento personal: Masonería Simbólica






Temas relacionados: Reportajes
Both comments and pings are currently closed.

No se permiten comentarios.